Devocionales

LE VEREMOS



Porque Jehová el Señor es justo, el hombre recto verá su rostro. Salmo 11:7.

"Sigamos adelante aunque este mundo y la sociedad vayan hacia atrás" "Renovemos" nuestra vida en Cristo cada día, aunque la sociedad se "Descomponga moral y espiritualmente. "Hay cosas muy grandes que han sucedido en nuestra vida que nos hacen ser diferentes:

1). Hemos nacido de nuevo y por ello somos "Hijos de Dios" y muy amados por Él.
2). Creemos firmemente en las promesas de la "Palabra de Dios" Y por ello tenemos la fe verdadera para sobreponernos a cualquier circunstancia y seguir adelante,
3). Tenemos la esperanza gloriosa que un día no muy lejano, "LE VEREMOS" Cara a cara, y todas las aflicciones por las que ahora pasamos quedarán en el olvido,

¿Que importa si ahora tengamos que llorar algunas veces? Si sabemos que mañana vendrá la alegría eterna? ¿Que importa si ahora tengamos que sufrir algunas enfermedades? Si sabemos que un día tendremos un "Cuerpo nuevo" que no se enfermera ni morirá jamas. ¿Que importa estos días de crisis y escasez? Si sabemos que el Dios que nos creó, que nos salvo y que nos ha ayudado hasta aquí, proveerá lo necesario y estará con nosotros siempre como lo ha prometido.

Ánimo mis hermanos, que pronto "LE VEREMOS" Y muy pronto. "No vivamos por lo que pensamos y vemos, sino por lo que creemos en lo que Dios ha dicho" Ánimo pues. "Maranatha" El Señor viene. 1ra. Corintios 16:22.

Devocionales: UNA PROMESA PARA TI



Una frase que ultimadamente me ha gustado mucho es esta: “Las virtudes cristianas más puras son aquellas forjadas en el crisol de la adversidad” — John MacArthur.

En nuestro andar diario estamos obsesionados con hacer todo rápido y con eficiencia. Por tal motivo nos afecta todo aquello que nos atrase. No nos gustan los conflictos, las presiones, las frustraciones, las decepciones, las enfermedades — y todo evento que afecte el “orden” de nuestros planes. Todo aquello que nos saque de nuestro estatus quo. Todo aquello que nos saque de nuestra zona de confort.

Creemos que todo lo que está sucediendo es lo peor, pues te digo algo – Dios tiene algo totalmente diferente.
  • UNA PROMESA PARA TI – CRISTIANO.
Lamentablemente solo este versículo está destinado para pocos.
<<Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados>>  Romano 8:28
Otra versión TLA dice: “Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan.”

A pesar que este pasaje es popular que hasta los inconversos lo citan (recordando que no es dirigido a ellos), sé que es uno de los versículos más difíciles de creer en toda la Biblia. Si lo creyésemos como deberíamos, nuestras vidas fuesen diferentes. Confiaríamos más en Dios y tendríamos mayor gozo.

Se trata de una promesa maravillosa con fuerte implicaciones para toda la vida. El versículo nos enseña que todas las cosas nos ayudan a bien a los que amamos a Dios, los que hemos sido llamados por Él…Pero, veamos que nos dice – Romanos 8: 29:30 (RVR1960)“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”- TLA (Desde el principio, Dios ya sabía a quiénes iba a elegir, y ya había decidido que fueran semejantes a su Hijo, para que éste sea el Hijo mayor).

Y más adelante encontramos que nos dice: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (V32).

Que gran significado expresa este pasaje. Pablo es muy directo y nos afirma es que todo lo que pasa en nuestras vidas son regalos de Dios para que cada día seamos más como Jesús mientras estamos en este mundo.

Ese es el propósito para el cual Dios nos ha escogido, llamado y justificado por pura gracia y para Su gloria. De hecho, ya Dios nos ve en el futuro, glorificados en el cielo. Si Dios nos ha dado a Su Hijo, ¿Cómo no nos dará con Él todas las cosas para hacernos como Él?
  • ¡CUIDADO! ¡NO, TE QUEJES! -
Significa que todo lo que sucede a nuestro alrededor son oportunidades de Dios que necesitamos para forjar nuestro carácter como persona, como líderes en nuestros ministerios, trabajo, familia entre otros aspectos de la vida. Por tanto, no son interrupciones, no es mal de morirse. No busquemos quejarnos. Vive con gozo y sé agradecidos en medio de todo tipo de circunstancias como lo expresa – Filipenses 4:4 “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !!Regocijaos!
Hoy en día esta lección es muy importante. Tiene mucho significado para mí y estoy muy agradecido por Dios porque me mantiene en su presencia, en su búsqueda constante y no ha permitido que me abrume los problemas.

Por su gracia, puedo afirmar que: En medio de todas las cosas aparentemente malas que atravieso en este momento o por las cuales he pasado, Dios me ha enseñado más y más de su Palabra como nunca antes. Han sido clave cada uno de los pasajes que he leído y como resplandor en mi vida. Lograr comprenderlos e ir aplicándolos, guiado por su Espíritu Santo y en medio de las situaciones difíciles que enfrento y aquellas luchas ganadas.

La Palabra dice que Dios no solo hace eso conmigo, sino ...todo para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan.” Eso es increíble.

Dios tiene el control de todo en la vida de los que en Él creen. Incluyendo lo doloroso o desagradable, para santificarnos en Su verdad. Todo lo que Dios obra en nuestras vidas es perfecto, y si no lo vemos en esta vida, podemos tener certeza de que lo veremos en la eternidad. Eso es amoroso. Significa que todo lo que nos sucede es lo mejor que nos puede suceder.

Agradezco a Él por todo, deseo estarlo más y quiero que tú también lo estés. Pido que sea Él llenándonos de su gozo siempre.

La fruta prohibida


(Fragmento Poemas de Dios -CAPÍTULO 11 La fruta prohibida - Autor Alex Campos)


Sales al mundo a averiguar, encuentras tus amigos, alguien más,
pronto la carrera va a empezar, te olvidas de las reglas de papá.
Piensas que nada irá a pasar, a tu meta quieres llegar, sales corriendo, quieres volar,
cuidado, maestro, no caigas mal.

Sales por la calle queriendo ser el primero, la avaricia te seduce, el orgullo te domina.
Entras a la disco, ves que alguien te seduce, una mirada,
una palabra, pronto estás en la cama. Una copa de tequila,
una copa de champaña, vez que todo te da vueltas, crees que tú no vales nada.

Poco a poco vas cayendo, las drogas te enloquecen. La fruta prohibida.
Tarde o temprano esto iría a pasar, camino fácil lleva a maldad,
hay una senda que te llevará, un poco estrecha esa es la verdad.

El mundo te da la espalda, ves caer la lluvia sobre
la ventana, una lágrima en tu cara, una voz que te acusa, ya no vales nada.
Pero hay alguien que te ama, que trae el sol a tu ventana,
que con sus manos seca las lágrimas de tu cara,
que con sus brazos te levanta de la nada.

Existen varias anécdotas muy especiales relacionadas con esta canción. Ella nació cuando escuché la historia de un joven que era hijo de un pastor, un chico que desde muy pequeño creció en la iglesia y veía de lejos un mundo ajeno, el que años más tarde quiso conocer y ver de cerca. Poco a poco se dejó seducir y decidió que solo por una ocasión probaría el pecado, así que se internó en la noche oscura, donde se embriagó y terminó en la habitación de un sucio motel, con una mujer a la cual no conocía y con la que tendría relaciones sexuales por primera vez. Después de vivir su gran noche de locura, a la mañana siguiente se levantó y comprobó que estaba solo. No podía casi recordar lo que había sucedido la noche anterior, pero de pronto observó desde la cama un mensaje escrito con lápiz labial en el espejo del baño. Se levantó y caminó lentamente hacia aquel espejo, cuando llegó, pudo leer una frase que decía: Bienvenido al mundo del SIDA. Tiempo después, este joven curioso falleció.

Hay un refrán que dice: «La curiosidad mató al gato». Del mismo modo, la curiosidad mató a este joven que solo quería probar una vez. En cierta ocasión escuché a alguien decir: «¡Si el pecado fuera algo muy feo, nadie pecaría!». Sin embargo, el pecado es algo que le gusta a nuestra carne. Mientras más prohibida sea una cosa, mayor atracción produce. ¿Por qué nos sentimos atraídos tan fácilmente por los deseos de la carne? ¿Por qué somos tan débiles cuando se presenta la tentación? La respuesta es simple: porque quitamos la mirada de Dios, porque perdemos nuestro enfoque en él. Resulta muy fácil ceder a los deseos de la carne cuando nuestra mirada se distrae. Poco a poco, sin darnos cuenta, cedemos terreno y hacemos el mal que no queremos, en lugar del bien que anhelamos. Jesús nos exhorta a velar y orar para que no caigamos en tentación.

¡Es tan cierta esta palabra! Cuando apartamos nuestros ojos del Señor, cuando dejamos de adorarlo, cuando dejamos de escuchar su voz y orar, caemos fácilmente en la seducción sutil de nuestros fantasmas y deseos. ¿Hacia dónde estás mirando? ¿Cuál es tu enfoque? ¿Es Dios tu principal anhelo? Consideremos por un momento la vida de Lot. Este hombre era sobrino de Abraham y decidió permanecer al lado de su tío, cumpliéndose el refrán que dice: «El que a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija». Cuando Lot decidió caminar al lado de Abraham, su vida resultó bendecida en gran manera, y fue tanta la bendición sobre él que un día resultó necesario que se separaran, pues ya no había suficiente espacio para ambos.

Dándole Abraham a escoger a Lot el lugar que él prefiriera, este escogió la mejor tierra, el fértil valle del Jordán, muy cerca de la ciudad de Sodoma. Los hombres de esta ciudad eran malos y pecadores, pero aun así Lot poco a poco se fue acercando más, hasta que finalmente terminó viviendo en medio de ella. Nunca tuvo en cuenta las terribles consecuencias que esto podría tener sobre su familia. Resulta increíble comprobar que no siempre escoger lo mejor es lo más conveniente para nosotros en nuestro caminar. Lot escogió la tierra mejor y más fértil, pero a costa de vivir cerca y después en medio de personas perversas y corruptas.

Las consecuencias fueron catastróficas. Sucedieron cosas que ni en sus peores sueños Lot hubiera podido imaginar. Es imposible vivir en medio del pecado y que este no te afecte o contamine. Hay un dicho que dice: «Dime con quién andas y te diré quién eres». Si andas entre la miel, algo se te va a untar. Muchas veces hemos contemplado el pecado de lejos y sin darnos cuenta terminamos viviendo en medio de él. He escuchado acerca de personas que han iniciado una relación de noviazgo con alguien que no amaba a Dios de la misma manera, pero seguras de que podían convencer a su pareja de que compartiera su misma pasión por el Señor. Sin embargo, terminaron alejándose de lo que un día fue su llamado y su amor por Dios. No se trata de que uno caiga en el pecado en un instante, como quien cae en un hueco en medio de la calle. No. De forma habitual sucede lo que le ocurrió a Lot: enfocamos nuestra mirada en dirección a lo malo, contemplado de lejos lo que poco a poco se convierte en lo que terminamos haciendo.

Tarde o temprano esto iría a pasar, camino fácil lleva a maldad. Es inevitable perder nuestro andar por el buen camino cuando apartamos la mirada del Señor y vamos en dirección contraria a lo que Dios desea para nuestras vidas.

Lot perdió a su esposa, quien murió cuando escapaban de Sodoma. En medio de una borrachera, cometió incesto con sus hijas, dejándolas embarazadas y llegando a ser así el padre de Moab y Ben-ammi, de quienes descendieron los moabitas y los amonitas, ambos enemigos de los israelitas.

¿Dónde está puesta tu mirada? ¿Tus anhelos y sueños ponen en riesgo tu nivel de compromiso con Dios? No permitas que una semilla de curiosidad se convierta en tu fruta prohibida.

Recupera lo perdido (Nacional UJEV 2014)



Congreso nacional UJEV 
San Francisco 13 de Agosto del 2014 / 7:00 am - DEVOCIONAL Por José Escalona (IDAN)


Recupera lo perdido

Apocalipsis 2:1-7

Canto: Hoy es tiempo de cambiar, y no mirar atrás, de reflejar tu amor al mundo. Ya no puedo esperar, quiero alabar, mi vida hoy yo te la entrego.


Tengo un amigo que tiene una capacidad enorme de memorizar, que con solo escuchar una canción dos o tres veces se la puede aprender. El no era cristiano y había un hombre que le dedicaba tiempo predicándole, pero él se resistía a recibir a Jesús. 

Un día, este joven alardeando por su capacidad de memorizar canciones recibió una gran lección de este hombre, cuando le dijo:“De que vale aprenderte una canción con letra cristiana si no la vives y la experimentas de corazón”. Esas palabras retumbaron el corazón de este joven y llegaron a lo más profundo de su ser, y el hoy testifica que esa frase fue la que Dios usó para quebrantar su corazón.

Esta situación que vivió este joven podría ser la situación actual de cualquier joven, y yo te digo “De qué nos vale poder cantar una hermosa canción, venir a un hermoso evento como este,  y no vivirlo y experimentarlo de corazón.


Y el mensaje de esta mañana es para aquellos que de alguna u otra forma se han desanimado, han bajado su velocidad, para aquellos que sienten que su vida no es la mejor, los que han fallado, para aquellos que en algún momento de su vida perdieron ese algo especial que experimentaron en sus primeros pasos en la vida Cristiana. Pero también para aquellos que están acostumbrados una vida religiosa, organizada e intachable, pero que carece de sabor, significado, amor y propósito.

Y el mensaje de hoy es  “Recuperando lo perdido”. Podemos perder cosas especiales y estar conscientes de eso, tener interés en recuperarlo, pero también carecer de interés.

Pero también podemos perder ese algo especial y no estar conscientes, y esto es sumamente peligroso. La Biblia habla de una Iglesia que lo tenía todo, pero que en el transcurrir del tiempo perdió lo más valioso, y Dios tuvo que llamar su atención.

Esta Iglesia se encuentra en el libro Apocalipsis  capítulo dos, y quiero destacar tres cosas importantes que debemos observar, reflexionar y trasladarla a nuestra vida.

Apocalipsis 2:1-7

1Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro: 2Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia. Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son; y has descubierto que son falsos. 3Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte.  4Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor.5¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro. 6Pero tienes a tu favor que aborreces las prácticas de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.  7El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.



Amigos, la vida Cristiana es para vivirla de corazón ya que en primer lugar

  1. NO ES CUESTIÓN DE RELIGIÓN, ES RELACIÓN.

Una vez un profesor dijo: ¿Sabes cuál es el colmo de una Iglesia? "Que Cristo no esté en ella". Eso le sucedió a la Iglesia Laodicea en apocalipsis 3:20 “Yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo”

¿Qué sucedió? Había dejado a Jesús fuera de la Iglesia, fuera de sus vidas, y quizá decían “Somos la Iglesia del Señor”

Pero hay algo maravilloso acá y es que a pesar de todo aunque Cristo se encontraba afuera, estaba tocando la puerta, estaba deseoso en restablecer su relación con ellos.

Aunque el Cristiano habla de vivir una relación con Dios y no una religión, se corre el riesgo de vivir esa vida mecánicamente, por deber y/u obligación, pero sin entusiasmo, pasión y productividad. Cuando eso sucede, ha pasado de tener una relación a vivir una religión.

Esto estaba sucediendo con la Iglesia de Éfeso.

Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia. Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son; y has descubierto que son falsos. 3Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte.Apocalipsis 2:2-3

Esta Iglesia era alabada por su trabajo, paciencia y sanidad doctrinal.

v.4 Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor.

Mucha actividad en una iglesia no es sinónimo de conservar el primer amor. Tampoco lo es el hecho de que luchen contra los falsos apóstoles o profetas. Tampoco la perseverancia y el sufrimiento. Tú puedes estar desenmascarando a los falsos maestros, puedes estar luchando sin descanso por el nombre del Señor y aún así no haberte dado cuenta de que has perdido el “primer amor”.

Esta frase “primer amor” debiera traducirse como “tu prioridad en la vida”, y tu prioridad antes de ser la obra de Dios, es el Dios de la obra.

Donde tus primeros pasos de la vida cristiana te deleitabas en Dios, te relacionabas con Él, lo tenías presente en todo momento, dependías de Él para cada ocasión.

El deseo de Dios para ti en esta mañana es que recuperes lo que has perdido, que vivamos no una religión sino una relación constante y creciente con Jesucristo.

Eso te garantizará en segundo lugar vivir apasionadamente, ya que la vida Cristiana

 

  1. NO ES SIMPLEMENTE ACCIÓN, ES PASIÓN.

Cuando hablo de este tema de pasión, recuerdo a una persona que le correspondía dar una de las lecciones de un taller para  líderes, su tema era la pasión, y yo lo animaba a que diera lo mejor de lo mejor, y al terminar su participación, le pregunte a una persona que estaba de oyente, qué le había parecido, y me dijo: “Bien José , pero le faltó pasión".

Una de las características de la vida cristiana es la pasión para hacer las cosas, porque ellas dan evidencia que tu relación con Dios es fuerte.

Cuando Dios le habló a esta Iglesia acerca de perder su primer amor, dijo luego:

5A ¡Recuerda de dónde has caído!

Era un llamado a mirar hacia atrás y observar cómo se conducían antes,  recordar cómo era su vida en sus inicios, una vida conectada con Dios y con las personas, pero también apasionada en lo que hacía, a tal punto que no les importaba anunciar el evangelio a pesar de las persecuciones, las condiciones y el rechazo…

¿Qué hacías al principio? Quizá mucho de lo que hacías, lo hacías por ignorancia, con mucho menos conocimiento Bíblico quizá, mucho mas inexperto que ahora. Pero lo hacías con verdadero amor,  las cosas del principio eran hechas con pasión por el Señor, quizá no con tantos recursos, pero sí con todo el corazón.

Dios anhela de sus hijos relación, Él desea relacionarse verdaderamente contigo, pero  que te apasiones por Él, por su obra y en todo lo que emprendas.

Ya que la vida Cristiana no es “Cuestión de religión sino de relación, que no es simplemente acción, sino también pasión, y en tercer y ultimo lugar no se trata de usar cosmético sino ser el reflejo de Dios.

  1. NO ES USAR COSMÉTICO, ES SER El REFLEJO DE DIOS.

Debemos entender que la vida Cristiana no se trata de ti, se trata de Él en tu vida. Así como la luna que no tiene luz propia, refleja la luz del sol, así mismo debemos ser nosotros.

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”.2 Corintios 4:7 RV60

Qué tu vida refleje a Dios, que se parezca a Jesús, que huela al evangelio. Que las personas al verte, vean el amor, misericordia y la justicia de Dios.

Pero se corre un riesgo de mostrar todo lo contrarío, y eso fue una de las cosas que Jesús condenó en los fariseos e interpretes de la ley.

     Mateo 23:23 RV60

23 ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Dan la décima parte de sus especias: la menta, el anís y el comino. Pero han descuidado los asuntos más importantes de la ley, tales como la justicia, la misericordia y la fidelidad. Debían haber practicado esto sin descuidar aquello.

 

De que me vale pretender justicia y amar poco.
De que me vale ganar al mundo y perder mi alma
De que me vale ser religioso si no tengo una relación con Dios.
De que me vale pretender mostrar que vivo si en verdad no estoy viviendo.


Ghandi una vez dijo lo siguiente:
Me gusta cristo, pero no me gustan sus cristianos, porque no se parecen a Cristo.


Quizá muchos dirán para justificar sus actos, no me vean a mí, miren a Cristo. ¿Sabes algo? si decimos eso es porque posiblemente estamos mal con Dios, ya que nosotros somos el reflejo de Dios en este mundo.

5B Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio.

Entendiéndose que arrepentirse es reconocer que es pecado anular mi relación con Dios. Arrepentirse es hacer un giro de 180 grados en la vida y retomar aquellas cosas prioritarias que nos caracterizaran siempre.

¿Cuál eran aquellas obras del principio? Relación con Dios, vida apasionada y reflejar a Dios con tu vida con misericordia, justicia y amor.

________________________________________________________________________

Hace unos años sin darme cuenta empecé a perder lo que para Dios era de gran valor y no me había dado cuenta. Estaba entretenido aprendiendo doctrina, homilética, hermenéutica y todas esas cosas que me ayudarían a ser un ministro preparado. Estaba predicando y me estaba aparentemente yendo bien.

En mis vacaciones del instituto, llegué a mi casa muy cansado y decidí acostarme. En ese momento mamá se percata de que por causa de la lluvia unas personas estaban frente al apartamento. Y al abrir la puerta, se da cuenta de que era un viejo amigo con su esposa,  y por causa de la lluvia se habían quedado allí. 

Mamá los invita a pasar y me invita a saludarlos. Pero yo no quise salir porque estaba agotado y le dije: “Mamá no ves que estoy cansado” no quiero atender a nadie. Mamá asombrada por mi respuesta quedó en silencio y se fue.

¿Sabes algo? Ese muchacho en ese tiempo estaba muy enfermo, con problemas en sus riñones yo perdí una oportunidad de orar por él y hablarle de Cristo.

Yo, el predicador, el cristiano, el hijo de Dios no quiso atenderlo porque estaba cansado. Luego de que ellos se fueron, mamá entró al cuarto enojada y me dijo: ¿Dónde está tu Cristo? ¿De qué te sirve hacer tantas cosas si en las más importantes o mínimas no muestras a Dios? 

Ahora te preguntó a ti. ¿Dónde está Cristo? ¿Cerca de ti o lejos? Si está cerca me alegra eso, si está lejos, te quiero motivar a vivir verdaderamente una vida en conexión con Dios ¿Cómo está tu pasión por las cosas de Dios? Si no está muy fuerte, te invito a que juntos le pidamos a Dios que avive esa llama en ti.  ¿Qué estás reflejando? ¿Tu propia bondad o la gloria de Dios? Seamos de aquellos deciden mostrar a Dios con su vida.

Hoy es tiempo de cambiar, de no mirar atrás, de reflejar su amor al mundo.

El Portón por Marby reyes

Cuando era niña tomé la primera decisión importante de mi vida, y dije el primer “No”. Sé que resulta extraño que una buena decisión empiece con un No; pero si eres como yo.- Un hijo de Dios propenso a aprender a las malas.- entenderás que esa palabra vale mucho cuando la dices a tiempo. Hace algunos días dije el tercer No más importante de mi vida; le di una negativa a una oportunidad que estaba fuera del tiempo y de la voluntad de Dios.

Leer más: El Portón por Marby reyes

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3

Devocionales Más Leidos

Articulos Más Leídos

Recomendaciones