Muchos Jóvenes que desean verdaderamente servir al Señor se consiguen con algunos obstáculos en el camino. Estos obstáculos y montañas nacen de dudas e incertidumbres orientadas a: Como servir al Señor? Cual es su ministerio? Por donde deben comenzar?

 

Hoy te invitamos a hacer un ALTO en el Servicio, y luego de ello tendrás una visión mas amplia de lo que puedes hacer para Servir al Señor efectivamente y no frustrarte ni frustrar a quienes deben ser edificados con la ejecución de tu Servicio.

 ANALIZATE

Este primer paso se orienta a un autoanálisis. Nadie más que Dios y nosotros conoce nuestras habilidades, capacidades y orientaciones para realizar algunas tareas con facilidad y naturalidad. Haz una lista de aquellas cosas que sepas hacer, que sirvan para el crecimiento de otros y para que el nombre de Dios sea glorificado.

LIDERA

Toma la iniciativa y asume el liderazgo en aquellas actividades y eventos que sepas realizar. Participa en la organización, aporta ideas, y lidera la ejecución. Muchas veces criticamos como se hacen las cosas, pareciera que somos excelentes críticos, lo que permite analizar es que si puedes criticar es porque puedes aportar ideas para la mejor ejecución. Haz lo que sabes hacer y Dios te usará como el quiere.

TRABAJA EN ELLO

No solo es saber lo que podemos hacer o liderar ese proceso en el cual nos sentimos cómodos, también es TRABAJAR en ello, invertir recursos para perfeccionar día con día lo que podemos hacer. Sobre poco haz sido fiel, sobre mucho te pondré. Es un sentido de corresponsabilidad y alto nivel de compromiso con el dueño de ese talento que hemos recibido para administrar. Participar en capacitaciones, realizar investigaciones, son aportes valiosos que podemos añadir a lo que ya sabemos hacer.

OBEDECE

La obediencia es un factor determinante en el servicio, entendiendo que no es donde yo quiera, sino donde Dios quiere, y de la forma que el quiera. Muchas veces queremos que Dios trabaje a nuestro ritmo y a medida de nuestras posibilidades sin pensar ni OBEDECER sus designios y sus palabras. Sus caminos no son nuestros caminos ni sus pensamientos nuestros pensamientos. El obra a su manera, solo debemos CREER y OBEDECER.

Este ALTO en el servicio es solo un descanso para obtener una nueva visión en la cual enfocarnos para establecer nuevos niveles de compromisos con Dios, profundos y genuinos. Dios nos guíe en la continua búsqueda de servirle como el lo requiere.

 Si ya hiciste el ALTO, es tiempo de IMPACTAR.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3