Desde que leí esta frase busco la manera de recordarlo, de tenerlo presente como principio por lo importante que es tener la disposición de adquirir nuevo conocimiento. Dijo Steve Jobs, fallecido, creador y fundador de la empresa APPLE; «Es maravilloso tener una mente de principiante». 

Cuando analizamos su trayectoria, posiblemente lejos de Dios, pero, su visión emprendedora, líder, proactivo, explotando tus ideas al máximo, hambriento de innovar y hacer la diferencia ante el mercado. Cada proyecto que estuvo en sus manos fue novedoso, este magneto lleno de éxito y dinero siempre busco más y más por descubrir y obtener nuevos conocimientos. Si buscamos ser lideres reales y auténticos tenemos que permanecer siempre reconociendo nuestra necesidad de aprendizaje, y en ese caso debemos buscar constantemente consejos sabios.

 Te presento esta historia:

 “Roboam fue a Siquem, porque todo Israel había venido a Siquem para hacerle rey. Y aconteció que cuando lo oyó Jeroboam hijo de Nabat, que aún estaba en Egipto, adonde había huido de delante del rey Salomón, y habitaba en Egipto,  enviaron a llamarle. Vino, pues, Jeroboam, y toda la congregación de Israel, y hablaron a Roboam, diciendo:

-  Tu padre agravó nuestro yugo, mas ahora disminuye tú algo de la dura servidumbre de tu padre, y del yugo pesado que puso sobre nosotros, y te serviremos.

- Y él les dijo: Idos, y de aquí a tres días volved a mí. Y el pueblo se fue.

- Entonces el rey Roboam pidió consejo de los ancianos que habían estado delante de Salomón su padre cuando vivía, y dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que responda a este pueblo?

-  Y ellos le hablaron diciendo: Si tú fueres hoy siervo de este pueblo y lo sirvieres, y respondiéndoles buenas palabras les hablares, ellos te servirán para siempre.

-  Pero él dejó el consejo que los ancianos le habían dado, y pidió consejo de los jóvenes que se habían criado con él, y estaban delante de él. “

(1 Reyes 12:1-8)

Encontramos un flashback, donde vemos como nos traslada esta historia a la realidad. Líderes que se envanecen porque solo quieren escuchar a los que les dicen lo que ellos quieren escuchar. Dejan esa frescura y lo espontáneo por la adulación y la hipocresía porque no están dispuestos a ser corregidos y escuchar a otros. Esto no es culpa de la vaca o que mi carne se revela, es que nos mala acostumbramos a que nos hablen bonito, pañitos tibios, solo aceptamos críticas constructivas cerrándose la mente y el corazón a otras personas e ideas. Hacemos a un lado su opinión y seguimos con la venda radical, hasta en muchas religiosas, satanizando en algunos casos las reacciones, palabras, enseñanzas de otros.

Me ha tocado ver y oír cosas como esas. He sido un Roboam y pocos que lleguen a reconocerlo. Privado de bendiciones donde otros han ofrecido su consejo donde hice a un lado. Y es triste ver líderes en nuestra Iglesia teniendo esta actitud y sin cambiar e incluso es más delicado cuando son adultos. Sin embargo siento que he cambiado algunas cosas y otras que siguen en tratamiento pero esa es la perfección del Señor. Es más fácil reconocer que Dios puede enseñarme por medio de otras personas. Reconoce, tu joven que no lo sabes todo a pesar de lo experimentado de tu vida o aquello que aún no has vivido, escucha a aquellas personas que Dios coloca en tu camino porque es para mejorar esos detalles de imperfección. No te quedes esperando que te busquen endulzar el oído, seamos humildes aceptando el consejo sabio que Dios envió por medio de otros.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3