Por Leonardo Sandoval - @olmanster

En los últimos días me ha llamado poderosamente la atención ver en nuestras iglesias niños, jóvenes y adultos con talentos, dones o habilidades especiales que por algún motivo no parece estar siendo utilizada de la forma correcta o para la función que le fue asignada (Santiago 4:17).

Lamentable el momento que vive la población mundial, con aires de guerra, crisis políticas, depravación de los medios de comunicación,  morbosidad hacia la sangre y estragos naturales;  un porcentaje de la población se ha vuelto simplemente espectador de una película que parece que poco a poco llega a su fin. No podemos olvidar que todos estos acontecimientos son necesarios para el Regreso de Cristo (Lucas 21:7-11).

Cada segundo que pasa hacen más inminente el regreso del hijo de Dios, y sin embargo parece que esto no produce temor ni empuje a tomar la misión que nos fue encomendada. Parece más importante revisar las fotos del compañero en Facebook o esperar el hashtag del día en twitter para estar en la onda de lo que ocurre en las redes sociales.

Dios nos ha dado un arma un especial, un talento único, que parece aun envuelto en la caja; un arma que nos fue dada de una manera especial para que logremos impactar y atraer a los que se encuentran camino a una eternidad sin Cristo o como algunos no les gusta llamarle “camino al infierno”.

Estoy completamente seguro que el Director de esta historia llamada vida, no te creo para que fueras un espectador sentado cómodamente en un mueble a esperar que termine la película; al contrario el solo hecho de despertar es una oportunidad de ser un actor en esta obra; ya basta de mirar desde afuera! Basta de ser un Critico Excelente de los que hacen tu trabajo! Basta de dudar de tu Fe cada domingo! Es tiempo de comenzar y el mejor momento es Ya! Dios te ha dado una habilidad especial ya sea artística, intelectual, deportiva, o espiritual; es momento de impactar, de revolucionar esta sociedad que cada día parece más perdida que el día anterior.


Eclesiastés 12:14 
Traducción en lenguaje actual (TLA)

14 Un día Dios nos llamará a cuentas por todo lo que hayamos hecho, tanto lo bueno como lo malo, aunque creamos que nadie nos vio hacerlo.

 

No está de más repetir el texto en Santiago nuevamente, pero es la realidad! No solo hacer lo malo es pecado sino también no hacer lo bueno!

¿Qué esperas para empezar a hacer cosas buenas?

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3