Ps. Stalin Salinas

CUATRO COSAS QUE DIOS NO QUIERE QUE USTED PASE POR ALTO

 

  1. La necesidad de la salvación Por causa de la desobediencia (el pecado) de nuestros primeros padres, todos llegamos a este mundo con la necesidad de la salvación. “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). No importa si somos religiosos, indiferentes, incrédulos, ateos, ricos, pobres, blancos negros, profesores, estudiantes, educados, ignorantes, empresarios, trabajadores, etc. A fin de satisfacer dicha necesidad, es necesario “identificarse” (creer) con la muerte de Cristo. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8).
  2. La necesidad de llegar a ser sus Por causa del pecado, todos venimos a este mundo simplemente como “criaturas de Dios”. Para ser salvos de la condenación eterna, es necesario que pasemos de dicha condición a la de “hijos de Dios”, la cual nos permite ser “herederos de Dios y coherederos con Cristo” (Rom. 8:17). Esto se produce cuando reconocemos que somos pecadores, nos arrepentimos e invitamos a Jesús el Hijo de Dios, para que viva en nuestros corazones. “Mas a todos los que le recibieron (a Cristo), a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.
  3. La necesidad de vivir como “nuevas criaturas en Cristo”. Debido a la “corrupción” que impera en el mundo por causa del pecado, es necesario vivir de manera Y precisamente, al confiar plenamente en Cristo, recibiéndolo como Salvador personal, no solo se recibe la salvación eterna como regalo, sino que se produce un “nuevo nacimiento” a fin de comenzar a vivir en esta tierra de un modo diferente. “De modo que si alguno está en Cristo (el que lo ha recibido), nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 Cor. 5:17).
  4. La necesidad de congregarse con otras personas que hayan hecho la misma decisión. Hacer la decisión por Cristo y quedarse aislado es muy Porque como “nuevas criaturas e hijos de Dios”, hay que aprender a “vivir la nueva vida en Cristo”, que él comienza a producir en nosotros. Y qué mejor hacerlo en la “familia de Dios”.

 

Por tal motivo, la Biblia nos exhorta: “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como muchos tienen por costumbre…” (Heb. 10:23-25).

Estas “cuatro cosas que Dios no quiere que usted pase alto”, pueden ser suyas, amable lector o lectora, si hoy mismo hace la decisión más importante de su vida, tal como se ha indicado. Con mucho gusto, en la dirección que aparece más abajo, le daremos toda la ayuda espiritual que usted requiera. Dios le bendiga.

Stalin Salinas R.

El Mayor Milagro

 
Si alguien preguntara a los cristianos su opinión sobre el milagro más impresionante realizado por nuestro Señor, seguramente se escucharían diferentes opiniones y respuestas. Sin duda, entre las respuestas estarían la resurrección de Lázaro (Juan 11:1-44), la multiplicación de los panes y los peces (Juan 6:1-14), la curación de leprosos (Marcos 1:40-45), el milagro de calmar la tempestad (Marcos 4:35-41), etc., etc. Y está muy bien. 

Leer más: El Mayor Milagro

CÓMO SABER QUE UNO ES CRISTIANO

Será porque pertenece a determinada clase social, cultura, raza, o religión; nació en un país de “cultura cristiana”; es hijo de “padres cristianos”; recibe “enseñanza o educación cristiana” en su hogar; es “una persona”, no “un animal; forma parte de la “tradición familiar”; es “buena persona” (no hace ningún mal); hace “obras de caridad” (“buenas obras”); es bautizado; piensa “positivamente” de la vida; cree en Dios y habla bien de Jesucristo; ora o reza; asiste regularmente a “misa o culto” cada domingo; cumple con los “sacramentos” de la “Santa Madre Iglesia”; es devoto o devota de algún “santo”; es “miembro activo” de una iglesia cristiana; es muy inteligente o posee diversos dones y talentos; forma parte de un “grupo de adoración”; es objeto de “algún milagro”; no tiene vicios, adiciones o malas costumbres; “profetiza”, “echa fuera demonios” o “hace milagros”; vive en prosperidad material; no posee bienes materiales; se viste de manera diferente a los demás; estudia o enseña la Biblia; otros dicen que uno es; etc., etc.

Leer más: CÓMO SABER QUE UNO ES CRISTIANO

PROCLAMANDO EL EVANGELIO A TRAVÉS DEL “TESTIMONIO DE VIDA” DEL CRISTIANO"



PROCLAMANDO EL EVANGELIO A TRAVÉS DEL “TESTIMONIO DE VIDA” DEL CRISTIANO

     Entre las diversas declaraciones o afirmaciones que nuestro Señor hizo a sus discípulos y por ende a nosotros, sobresalen las de Mateo 5:13-14: “Ustedes son la sal de la tierra…” “Ustedes son la luz del mundo…”  Tal privilegio dado por el Señor no se discute. Gracias a Dios. La pregunta ahora es: ¿Funcionamos los cristianos precisamente como “sal de la tierra y luz del mundo”? ¿Llevamos a la “práctica” lo que somos en “teoría”?  

Leer más: PROCLAMANDO EL EVANGELIO A TRAVÉS DEL “TESTIMONIO DE VIDA” DEL CRISTIANO"

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3

Devocionales Más Leidos

Articulos Más Leídos

Recomendaciones